El reloj cósmico-biológico

La circulación de la energía en el cuerpo

Ser moderados en nuestros hábitos alimenticios es fundamental para preservar la salud.
La hora de levantarse, la noción del ritmo constituyen una de las constantes más importantes que utiliza la originaria Medicina Oriental para comprender al hombre.
Toda la fisiología del hombre y de los seres vivos está signada por los ritmos. El ritmo de actividad reposo, es respeto por el tiempo de funcionamiento de cada órgano y del equilibrio hombre-cosmos constituyen la base de la armonía.
La energía es la esencia de la vida. Es la capacidad potencial que tiene cada organismo. la energía es vibración, sonido, color. Todo lo que nosotros realizamos, ya sea un pensamiento, un sentimiento, una palabra, todo es energía. Y nuestro cuerpo, tanto físico como mental, a través de sus órganos SE APROPIA, ASIMILA y ELIMINA esa energía. Para aprovechar adecuadamente la misma, debemos conocer cómo se realiza este proceso.
Nuestro organismo SE APROPIA, o sea ingiere y digiere, los alimentos durante la vigilia, aproximadamente entre las 13 horas y las 21 a 22 horas. Aquello que se comió SE ASIMILA o metaliza mientras dormimos. Teóricamente esto ocurriría entre las 22 y las 6 de la madrugada. A esa hora comienza a funcionar el meridiano del intestino y nuestro organismo precisa y debe ELIMINAR sus desechos. El período de eliminación finaliza al mediodía. Cuando nosotros alteramos esa armonía natural, comienzan las complicaciones.

Resumiendo este concepto tendríamos:
APROPIACION: 13-14 horas A 21-22 horas.
ASIMILACION: 21-22 horas A 6-7 horas.
ELIMINACION: 6-7 horas a 13-14 horas.

Toda la fisiología del hombre y de los seres vivos está signada por los ritmos

La dieta del té rojo

El té rojo fue durante siglos patrimonio exclusivo de los emperadores chinos.
En este caso se utiliza como complemento de una dieta variada y baja en calorías que en cinco días le permitirá perder hasta tres kilos.

BASES. DURACIÓN. KILOS DE MENOS
Bases: Imprescindible beber 4 tazas de té rojo al día (desayuno, comida, merienda y cena), ingrediente estrella de una alimentación rica en hidratos de carbono (arroz, pasta, legumbres y pan integral) y vegetales, junto con un consumo restringido de proteínas a base de pescado y huevos.
Duración: 5 días.
Kilos de menos: 3 Kilos.

DESTINATARIOS
Destinatarios ideales: Cualquier persona que goce de un buen estado de salud.
Abstenerse: Niños, embarazadas y personas sometidas a un tratamiento médico continuado o con alteraciones del ritmo cardiaco. Tampoco se recomienda ante situaciones de úlcera, anemia, insomnio o nerviosismo.
ALIMENTOS

ALIMENTOS ESTRELLA
Fruta, verdura, pasta, arroz, legumbres. pescado, huevos y pan integral.
ALIMENTOS TABÚ
Azúcar, carne, dulces, grasas, lácteos, plátanos, higos y uvas.
PLAN DE ATAQUE

Desayuno: Una taza de té rojo con zumo de naranja o pieza de fruta; tostada de pan integral o dos barritas de muesli.
Comida: Ensalada de pasta fría; ensalada de arroz; arroz con verduras o arroz a la cubana y tortilla francesa. Se complementa con una pieza de fruta y una taza de té rojo.
Merienda: Taza de té rojo.
Cena: Ensalada; sopa de arroz con pescado a la plancha y lechuga; ensalada de lentejas con verdura o ensalada de pasta fría con hortalizas. Se complementa con una pieza de fruta y una taza de té rojo.

VIRTUDES

Junto a su poder adelgazante, el té rojo acelera el metabolismo del hígado, favoreciendo la reducción de la grasa corporal y el colesterol.
Depurador, desintoxicante y antidepresivo, estimula también las secreciones digestivas, con lo que facilita la digestión de los alimentos grasos.

DEFECTOS

Su menú resulta muy escaso en proteínas y prolongarlo más allá de cinco días puede generar estados carenciales.
Además, el té interfiere en la absorción de hierro, limitando la capacidad de asimilación del organismo hacia este mineral vital.
CARBOHIDRATOS

Los carbohidratos están compuestos de una mezcla de tres átomos: Carbono, Hidrógeno y Oxigeno (CHO). Estos átomos pueden unirse de varias formas y en diferentes números para formar diferentes tipos de carbohidratos. Estas son las tres principales variaciones: 1) carbohidratos complejos, 2) carbohidratos simples, los cuales son almacenados como glucógeno (el combustible que le suministra energía a nuestro cuerpo) en el hígado y en los músculos, y 3) fibra, que contiene celulosa no digerible y que le dan su forma a las plantas.
Los carbohidratos complejos son largas cadenas ramificadas formadas por la unión de muchas moléculas de azúcar. Esto es llamado almidón e incluyen a los granos, los vegetales, frutas y legumbres (porotos de soja y frijoles por ejemplo), semillas y nueces. Estos son considerados los carbohidratos complejos “buenos”, mientras que el pan blanco, el arroz blanco, las pastas y las papas son considerados como los carbohidratos “malos”. Una mirada mas cercana a los almidones y a los índices glucémicos (GI) nos dan una mejor idea sobre cuales carbohidratos son buenos y cuales son malos. En la siguiente página se muestra una lista de los carbohidratos con su valor glucémico.
El índice Glucémico (IG) es un sistema numérico que mide cuan rápido los carbohidratos gatillan el incremento en el azúcar circulante en sangre. Un IG de 70 o mayor es alto, un IG de 56 a 69 es moderado, un IG de 55 o menos es bajo. De esta manera una comida con un IG bajo provocara un pequeño incremento en la glucemia, mientras que una comida con un IG alto gatillará un incremento dramático.
Esto no le dice mucho acerca de que carbohidratos se encuentran en un tipo particular de comida. Simplemente le dice que los carbohidratos “malos” incrementan el potencial para que la insulina se libere más rápidamente en grandes cantidades. A la inversa los carbohidratos “buenos” causaran la liberación de insulina en cantidades más pequeñas. La insulina promueve la síntesis de grasa (producción) a partir de la glucosa en el hígado y el almacenamiento de grasa en el tejido adiposo a través del bloqueo de la liberación de grasa desde los adipositos (células de grasa).
Los carbohidratos simples, tal como la sucarosa (azúcar simple), son las unidades mas pequeñas o moléculas de carbohidratos. Un gramo de carbohidratos, complejos o simples, proporciona cuatro calorías cuando son quemadas por las células. La importancia de este combustible yace en como el cuerpo absorbe estas dos diferentes moléculas en su efecto sobre la glucosa sanguínea y sobre la liberación de insulina. La mayoría de las personas deberían consumir entre 5 y 10 g/kg de peso corporal. Generalmente esto se traduce como el 55-60% de la ingesta diaria de carbohidratos.
La tercera variante de carbohidratos es la fibra, los carbohidratos que nuestro cuerpo no puede digerir. El valor detrás de este hecho es que la fibra actúa como el barrendero de nuestros intestinos, manteniéndolo libre de sustancias dañinas y de químicos con potencial cancerígeno. La mayoría de las dietas de los norteamericanos solo tiene 8-12 gramos de fibra por día. En un estudio reciente se observó que la ingesta de 30 gramos de fibra por día estuvo asociada con la disminución de enfermedades cardiovasculares y de cáncer (2).
Los autores que promueven las dietas altas en proteínas están tratando de persuadirnos de que cambiemos nuestros hábitos alimenticios a través de la eliminación de los carbohidratos. Pero como los muestra la discusión previa, pero están descuidando la importancia de este tipo de nutrientes, el cual incluye a los carbohidratos “buenos” y a la fibra.


Clasificación de alimentos ricos en carbohidratos.
Alimentos ricos en CHO


Simples

Fruta fresca y seca
Jugo de frutas
Leche, yogurt
Fórmulas líquidas
Algunas barras energéticas
Azúcar, miel
Jalea, siropes
Gaseosas
Dulces
Chocolates
Postres
Helados
Bebidas deportivas

Complejos

Pan, bagel, tortillas
Cereales de desayuno
Pastas
Arroz y granos
Verduras harinosas
Vegetales Pastelería
Papas fritas
Frituras y paquetitos
Repostería salada (cangrejos)
Mezcla Leguminosas (frijoles, garbanzos, lentejas)
Preparaciones bajas en grasa (queques y postres)
Cereales endulzados
Algunas frutas y vegetales (banano, ayote)
Algunas barras energéticas
Queques, pastelería, biscochos, postres
Granola, muesli
Algunas barras energéticas

El índice glicémico (IG)

¿Qué es el índice glicémico?
Es una medida de la velocidad de absorción de los carbohidratos y el índice de aumento resultante en el azúcar de la sangre. Se compara el aumento de azúcar en la sangre que se produce después de ingerir alimentos que contienen 50 gramos de carbohidratos con un alimento de referencia (ya sea glucosa o pan blanco), que contiene 50 gramos de carbohidratos y al cual se le ha asignado un valor de 100. Por consiguiente, cuanto más cerca esté de 100 el IG de un alimento, más rápido será el aumento de azúcar en la sangre que éste producirá.
¿Cómo se clasifican los alimentos según su IG?
La escala del índice glicémico va de 0 a 100. No existe IG para carnes, grasas, queso, huevo y ensaladas porque estos alimentos contienen muy pocos carbohidratos o no los contienen del todo. Según Maughan (2000), los alimentos ricos en carbohidratos se pueden clasificar en:
1. IG alto cuando es mayor o igual que 70.2. IG moderado cuando se encuentra entre 55 y 70.3. IG bajo cuando es menor que 55.

¿Cuáles factores influyen en el IG de un alimento?
Los siguientes factores afectan el aumento de azúcar en la sangre:" Tipo de fibra en el alimento: los alimentos con fibra soluble como los frijoles tienen un IG bajo." Forma de consumo del alimento: el IG aumenta cuando el procesamiento mecánico o térmico rompe los alimentos en partículas más pequeñas o hace los alimentos más susceptibles a la acción de las enzimas digestivas. " La presencia de grasa y proteínas en los alimentos: se retrasa el vaciamiento gástrico, la absorción de carbohidratos y la elevación de la glucosa sanguínea." La forma de azúcar en el alimento: la fructosa produce un menor aumento en la glucosa sanguínea que la glucosa o el azúcar de mesa." El tipo de almidón presente en el alimento (amilosa o amilopectina): los alimentos con mayor contenido de amilosa tienen IG más bajos.
El IG de un alimento no es fácil de predecir porque generalmente se consumen varios alimentos a la vez y cada alimento puede alterar la respuesta glicémica del otro. El IG de ningún modo es una guía definitiva. Valora la relación del consumo de los alimentos de forma individual y en un estómago vacío. Evidentemente, el IG de cada alimento puede ser modificado si comemos otros alimentos que forman parte de nuestra comida. Por ejemplo, si comemos pan solo nos dará un IG alto, pero si lo comemos con queso o frijoles, éste disminuirá.
los alimentos según su IG

1. IG alto cuando es mayor o igual que 70.2. IG moderado cuando se encuentra entre 55 y 70.3. IG bajo cuando es menor que 55.

Primero: Comidas con elevado Índice Glicémico (IG mayor de 85)

Bizcocho Medialunas Waffle
Buñuelo Maltosa Pan Blanco
Caramelo Glucosa Pan de Centeno
Bagel Blanco Sucrosa Cereal Arroz Inflado
Copos de maíz Pan de Cebada Miel, Mermelada, Jalea
Cereal Helados Pan con cereal
Cereal de maíz Trigo molido Hojuelas de Maíz
Puré de papas Pasas de uva Galletitas de agua
Pretzels Sandia Bebidas deportivas
Remolacha Pan queques Zanahorias
Papas Cáscara de maíz Muffins
Papa Horneada Cuscús Jarabe de maíz


Segundo: Comidas con Índice Glicémico moderado (IG = entre 60-85)

Torta esponjosa Pasas SNICKERS
Dulce de maíz Tortilla de maíz Banana
POWERBAR Pan de trigo Pastas con harina blanca
Arroz integral Azúcar Refinada Pan Integral
Kivi Guisantes verdes Maíz
Pan de Avena Avena Instantánea Granos
Naranja/Pomelo jugo Helados de bajas calorías
Piña Patata Avena Cocida Uvas
Azúcar de Mesa Mango Arroz blanco


Tercero: Comidas con bajo Índice Glicémico (IG menos de 60)


Vegetales Verdes Garbanzos Arroz de salvado
Arroz Silvestre Leche (descremada) Yogurt todos
Manzana (fruta/jugo) Chocolate Soya
Uvas/naranjas Arroz Silvestre Pan de Centeno
Ciruelas Lentejas Frutas Frescas
Arroz salvados Guisantes secos Maníes/castañas
Sopa/Jugo de Tomate Cereal de Grano Integral

CARBOHIDRATOS PARA BAJAR PESO

El arroz, la pasta y las legumbres son la principal fuente de hidratos de carbono complejos de nuestra dieta y junto con las frutas, verduras y hortalizas deben constituir la base de nuestra alimentación. Sin embargo, nuestra preocupación por la línea y la falsa creencia de que los alimentos en carbohidratos engordan nos ha llevado a disminuir su consumo. El estudio CARMEN (Carbohydrate Ratio Management in European National Diets) demuestra lo equivocado de nuestra postura.

Con este estudio se pone de manifiesto que sufrir sobrepeso es menos probable con dietas ricas en carbohidratos complejos en las que abunden las verduras, hortalizas, frutas, pastas, legumbres y cereales integrales. Estos alimentos, característicos de la dieta mediterránea, vuelven a estar de moda por sus múltiples beneficios. Son una fuente importante de vitaminas, minerales, proteínas y fibra vegetal y su aporte de grasa es casi nulo. El valor promedio de los carbohidratos viene a ser de 4 calorías por gramo, similar al de las proteínas e inferior a las grasas que aportan 9 calorías por gramo.
En los últimos años, su consumo había decaído en favor de una alimentación rica en proteínas de tipo animal y con exceso de grasa saturada, propia de las dietas occidentales del norte de Europa. Ahora, con este estudio, se demuestra que reducir las grasas -especialmente las saturadas- y aumentar la proporción de carbohidratos, además de ser beneficioso para el corazón, parece favorecer la pérdida de peso.
Sobrepeso El sobrepeso es el resultado de un desequilibrio energético que se produce cuando hay una ingestión calórica excesiva en relación con el gasto de energía del sujeto. Al ingerir más energía de la necesaria, ésta se almacena en forma de grasa. El primer paso es reducir el consumo total de calorías al día. Al bajar el consumo total de calorías, hay que consumir menos de todo. También de carbohidratos. Lo que se plantea es subir el porcentaje de hidratos sobre el total del aporte enegético a costa de reducir el de las grasas.

RECUERDE
Una alimentación óptima obtiene el total del aporte energético de la siguiente forma :
50% Hidratos de Carbono 30-35% Grasas 15% Proteínas


Encontrará más información sobre calorías y necesidades energéticas en el artículo, "conceptos básicos de nutrición" . Debe tener en cuenta que son rerecomendaciones para personas sin sobrepeso.Reducción de calorías eliminando grasas Cuando se trata de perder peso, la reducción total de calorías al día es imprescindible. En qué porcentaje se reducen y durante cuánto tiempo sólo lo puede decidir un médico. Sin embargo, partiendo de la base de que no todas las calorías son iguales y que la grasa aporta 9 calorías por gramo y apenas tiene efecto saciante, hay consenso entre la clase médica de que las grasas deben ser reducidas a un 25% aproximadamente de las calorías totales. No habrá que probar ni mantequillas, margarinas, natas, quesos grasos ( sí quesos frescos y requesón desnatado), bollería y pasteles (tienen grandes cantidades de grasa oculta) , lácteos enteros, mayonesas y salsas diversas, frutos secos, embutidos. Olvídese, también, de los refrescos de cola, por su alto contenido en azúcar, así como dulces y golosinas (carbohidratos simples) y evite las carnes rojas muy ricas en grasas. Deberá también suprimir los fritos y no abusar del aceite de oliva virgen extra.
Sustituir grasas por carbohidratos complejos Sustituir parte de las grasas por hidratos de carbono complejos, contenidos en los vegetales redunda en nuestro peso corporal. ¿Cómo? aumentando los carbohidratos complejos en torno al 55%. Esto no significa comer inmensos platos de legumbres, arroz y pasta, ya que no debemos sobrepasar las calorías diarias asignadas a este grupo. El grupo de los carbohidratos lo forman las legumbres, los cereales, las verduras, hortalizas y frutas. Las cantidades en gramos de verduras, hortalizas y frutas a consumir, deben ser superiores a las de legumbres y cereales y una parte de las hortalizas se debe consumir crudas en forma de ensalada. Recuerde que las verduras, hortalizas y frutas son nuestra principal fuente de minerales y vitaminas. El tomar carbohidratos complejos tiene otra ventaja. Al introducir el grupo de legumbres, nos aseguramos que una porción de las proteínas que consumimos son vegetales.
Las legumbres, verduras, hortalizas, frutas y cereales contienen sustancias indigeribles en el tubo digestivo humano, denominadas fibra dietética o alimentaria, que ejercen una influencia notable sobre la fisiología digestiva y el metabolismo del colesterol. La fibra tiene efectos muy beneficiosos sobre el metabolismo lipídico con descensos del colesterol total, colesterol LDL y trigliceridos.Recomendaciones saludables para preparar platos de pasta, cereales, legumbres y verduras>Cocinar con poca sal para prevenir la hipertensión. Los platos de verduras hervidos con poca agua o al vapor. El agua de hervir las verduras no se debe tirar. Beba ese caldo, contiene las vitaminas y minerales de las verduras. Para el aliño de verduras, utilice el aceite de oliva virgen extra con moderación.
> La pasta se cocinará al dente, para evitar subidas rápidas de glucosa. Las legumbres deben consumirse al menos dos veces por semana y SIN AÑADIR EMBUTIDOS.
>Se preferirán siempre el pan, los cereales, las harinas o la pasta integral. La acción protectora de la fibra vegetal frente a las enfermedades cardiovasculares es importante y no debe subestimarse.
Resultados del estudio CARMENSegún este estudio, realizado en 5 países, entre una población de más de 400 voluntarios sanos con sobrepeso, se ha demostrado que es posible perder peso aumentando el porcentaje de hidratos de carbono y disminuyendo el consumo de grasas. Los 400 voluntarios se dividieron en tres grupos. El grupo 1 siguió una dieta baja en grasa y rica en hidratos de carbono complejos (legumbres, pasta, pan, arroz, patatas). El grupo 2 siguió la misma dieta baja en grasa, pero sustituyó la mitad de las calorías por hidratos de carbono complejos y la otra mitad por hidratos de carbono simples. El grupo 3 siguió con su dieta habitual, actuando como grupo de control. A los seis meses, el grupo de control ganó un poco de peso. Mientras que los otros dos grupos que siguieron una dieta baja en grasas y alta en hidratos de carbono perdieron peso.


!Los alimentos tienen horario!

Cronómetro digestivo

Los horarios que elijamos para ingerir cada tipo de comida deben estar unidos de forma íntima a la clase de actividad que cada una de nosotras realice durante el día. En general, se aconseja el consumo de fruta o jugo de frutas por la mañana, porque es lo que se digiere más rápido y se convierte en energía casi instantáneamente, algo indispensable para comenzar la jornada. Además, la ingesta de azúcares buenos (como los contenidos en la fruta) evita los descensos de glucemia que provocan las pérdidas de concentración. Si una persona debe trabajar o estudiar durante el día o la tarde y opta en su almuerzo por un plato con base de proteínas o una combinación muy difícil de digerir, el flujo sanguíneo se ocupará del proceso digestivo y dejará a las células cerebrales funcionando "a media máquina", además de que propiciará la tan común sensación de pesadez que acompaña a estas comidas. Los carbohidratos, por su parte, comienzan a digerirse en la boca y cuando arriban al estómago ya están procesados, aunque sea de manera parcial. Como demoran menos en digerirse, son ideales para quienes deben mantener alta su actividad mental. Igual, si el trabajo corporal es intenso, son el combustible esencial. Las proteínas son las otras protagonistas en la alimentación humana. Muchas de ellas -en especial la leche- contienen triptofano, un aminoácido inductor del sueño. De ahí la antigua recomendación que propone un vaso de leche antes de acostarse. Si se considera que las carnes, los huevos y el queso -las proteínas más usadas en la dieta- se digieren en el estómago en un periodo de tres a cinco horas, se concluye que es preferible dejarlos para la cena; de lo contrario, un alto porcentaje de la energía que se precisa para llevar a cabo las tareas durante el día estará ocupado en el proceso de digerir estos alimentos. Si, en cambio, se eligen carbohidratos por la tarde o noche, se incorporará energía rápida al cuerpo justo en el momento en que éste tiende a estar más quieto; esas calorías no se gastarán y existe la posibilidad de que se acumulen como kilos de más en diferentes zonas de tu cuerpo. Asesores: Dr. en fisiología Daniel Cardinali, y Dra. Gisela Sangiovanni, nutrió loga y especialista en medicina del deporte. Tips para comer cada alimento a su hora
· Al despertar, carbohidratos: pan, tortillas y cereales, así como frutas, son ideales en la mañana o en la primera mitad del día. Los dulces, antes de las seis de la tarde, alejados de la hora en que te vayas a dormir y con moderación. El azúcar (incluso la de las frutas) es estimulante y si la consumes en la cena puede espantarte el sueño. Además, como los hidratos de carbono son energía pura, si te duermes luego de comer aunque sea una manzana, esas calorías se acumulan sin metabolizarse.
· Antes de dormir, proteínas: el mejor momento para consumir carnes, huevos y lácteos es durante la última parte del día, ya que estos alimentos aportan los aminoácidos que precisa el organismo para la regeneración orgánica (proceso de reparación corporal) que se da durante el sueño, y su lenta digestión no afecta las tareas diarias.
· Verduras full time: hojas verdes, legumbres y todo este tipo de alimentos, por ser la principal fuente de vitaminas y minerales, son adecuados a toda hora.
· Grasas: siempre en poca cantidad y de preferencia en invierno. Lo mejor: aceites vegetales puros (sobre todo aceite de oliva) en la ensalada, saludables tanto en el almuerzo como en la cena. Lo peor: las frituras. Resultan perjudiciales marque lo que marque el reloj.
· Leche para descansar: no es un cuento de la abuela. Los componentes químicos de la leche ayudan a lograr un sueño tranquilo y profundo.

¿Bajar de peso o eliminar grasa? Conoce la diferencia

¿Es el peso en realidad de lo que nos queremos deshacer o son aquellas llantitas los que nos quitan el sueño?
Cuando vamos tras una estrategia para “vernos bien” por la razón que sea, ponemos atención generalmente en todo aquello que nos ofrezca lucir delgados. Tenemos para escoger entre los productos que nos ilusionan por instantes cuando después de aplicarlos la cinta métrica marca 1 pulgada menos, las cremas de toronja, las fajas de yeso, las píldoras de nopal, los jugos dietéticos, la dieta de la bebida milagrosa o la de temporal, las que fácilmente se ven dentro de revistas juveniles y un largo etc.
Tú y yo sabemos que de esto abunda en el mercado. ¿Pero es el peso en realidad de lo que nos queremos deshacer o son aquellas llantitas los que nos quitan el sueño?
Es más sencillo estar delgado (y que esa grasita acumulada alrededor del abdomen, glúteos, brazos o las piernas permanezca aún después de haber perdido 8kg); que lucir verdaderamente saludable y con envidiable figura. ¡Pero a fin de cuentas es esto lo que buscamos! por tanto, debemos poner especial atención en que ese peso que nos quitemos de encima sea por eliminación de grasa y no por pérdida de agua y músculos.
Vivimos constantemente preocupados por la cantidad de grasa presente en nuestro cuerpo y aunque, es por todos sabido que debemos eliminarla de nuestra dieta, no es el único factor a contemplar cuando buscamos tener un cuerpo estético: con muy poca grasa, glúteos y piernas con volumen, tono y forma en brazos, abdomen y espalda, pero sin perjudicar nuestra salud; Es necesario abarcar por lo menos cuatro aspectos: dieta, entrenamiento, descanso y una adecuada suplementación y complementación.
Eres lo que comes
Si eres de los que creen que “el cuerpo es de extremo a extremo el reflejo del pensamiento”, el secreto está en la actitud que te llevará a conseguir mes a mes los resultados esperados; y si también crees que “eres lo que comes”, entonces estarás de acuerdo en que es muy importante lo que entra a la boca.
Por eso te recuerdo que el tipo de alimentos, la cantidad y la calidad que de ellos consumas cotidianamente te proporcionarán la energía necesaria para que ocurran todas las reacciones químicas de las células que te permiten mantenerte en un estado de salud óptimo y mejorar la pérdida de grasa corporal.
Si nuestra ingesta energética es mayor en relación al gasto energético, es muy probable que se forme grasa; si en tu menú diario abundan alimentos ricos en grasas saturadas y azúcares refinados de índice glucémico elevado, hay una tendencia a que exista mayor insulina en tu sangre y por ende se acumule grasa.
Grasas: enemigas y aliadas
Por la importancia que siempre le damos, sobre todo cuando pretendemos desecharla de nuestro cuerpo, te diré qué tipo de grasas definitivamente son nuestras enemigas y cuáles nuestras aliadas.
Veamos, las grasas o ácidos grasos se clasifican según su largo de cadena de carbonos, en:

Corta (menos de 8 carbonos)
Media (8-12 carbonos)
Larga (12-18 carbonos)
Muy larga (menos de 18 carbonos)
Según su grado de insaturación en:

Saturados, Monoinsaturados, Poliinsaturados
Ácidos grasos cis y trans (las moléculas trans se encuentran en las grasas hidrogenadas y parcialmente hidrogenadas)
¡Fíjate bien qué tipo de cosas comes!
Dependiendo de la estructura química que posean las grasas que consumimos, es más fácil su movilización, depósito y oxidación. Es decir, las grasas saturadas principalmente de cadena larga son más susceptibles a depositarse en el tejido adiposo respecto a los ácidos grasos insaturados. ¡Fíjate bien que tipo de cosas te comes!, seguramente en la envoltura de algunos alimentos encontrarás que proporción de éstas contienen.
Se deben evitar en la dieta:

Margarinas, Manteca vegetales
Aceites hidrogenados y parcialmente hidrogenados
Todos los productos que lo contengan
50 compuestos extraños que el cuerpo no puede metabolizar
El proceso de hidrogenación se utiliza para que los alimentos tengan una vida más larga en el estante, sin embargo es un método de procesamiento de alimentos que genera alrededor de 50 compuestos extraños que el cuerpo no puede metabolizar y por lo tanto se vuelven tóxicos. Entre algunos de los alimentos fabricados con estas grasas tenemos: galletas, donas, pan dulce, frituras, aderezos de ensalada, mayonesas, helados y dulces.
No todo lo que se encuentra en el supermercado es malo
Existen ciertos ácidos grasos que el organismo no puede producir internamente, por lo que se consideran indispensables en la dieta, así se denominan ácidos grasos esenciales, los que además de su función energética, actúan de manera importante en el organismo: para formar la estructura de las paredes de las células, incluyendo neuronas y nervios; ser precursores bioquímicos de mensajeros celulares, que regulan procesos inflamatorios; inmunológicos; de reproducción celular; del sistema neuronal; del sistema circulatorio, del sistema reproductivo y metabolismo energético entre otros.
Me refiero al ácido linoleico (LA) y el ácido alfa linolénico (ALA), los ácidos grasos Omega 3 y Omega 6, pues de ellos se derivan bioquímicamente moléculas distintas.
A partir del Omega 6, se obtiene LA, de él, nuestro cuerpo obtiene el ácido gama linoleico (GLA) de ahí el Dihomo gama linolénico (DGLA) que después de una cadena bioquímica es precursor del ácido araquidónico (AA).
Por otra parte del omega 3 se produce ALA, precursor del ácido eicosapentaenóico (EPA) y éste del ácido docosahexaenóico (DHA) regulando así, una gran cantidad de procesos bioquímicos en el cuerpo entre ellos, las funciones inflamatorias y anti inflamatorias.
¿En dónde se encuentran estos aceites?
Fuentes de Omega 6
El ácido linolénico (LA) lo encontramos en el cártamo, el girasol, el fríjol de soya, maíz, ajonjolí y la mayoría de las granos. El ácido gama linolénico (GLA) en la prímula y borraja (comercialmente primrose oil y borage oil). El ácido araquidónico (AA) se puede obtener directamente de carnes animales, huevos y leche.
Fuentes de Omega 3
El ácido alfa linolénico ALA en la linaza y la chía; en una proporción muy pequeña, la soya, nuez, y pepita de calabaza. El ácido docosahexaenóico (DHA) y ácido eicosapentaenóico (EPA) se puede obtener directamente de los aceites de pescado de agua fría (salmón, macarela, sardina, bacalao principalmente).
¿Cómo consumirlo?
Se pueden conseguir aceites de linaza, oliva o ajonjolí, canola, cártamo, etc., y éstos deben tener leyendas como "Extra Virgen", "Sin Procesar", "Prensado en Frío" "Del primer prensado" etc., son aceites sin procesar generalmente envasados en botellas obscuras, y refrigeradas para conservar el olor, color y sabor. Estos aceites deben usarse en frío, es decir en ensaladas, comerse a cucharadas, mezclarse con yogurt o leche, o también se pueden agregar arriba de algo previamente cocinado.
Para nuestros antepasados almacenar grasa significaba protección
Para nuestros antepasados almacenar grasa significaba protección cuando no podían conseguir alimento, porque la grasa se guarda como reserva energética; pero hoy, (para algunos), el estilo de vida y la falta de voluntad hace cada vez más difícil gozar de salud y de obtener el cuerpo que siempre soñaron.
Entre uno de los principales obstáculos está el haber desarrollado una deficiencia orgánica, por la cual las células de una persona no responden en forma normal a la acción de una hormona, como el caso de la resistencia a la insulina. La insulina es producida por el páncreas por las llamadas células beta, y es indispensable para transformar la glucosa de los alimentos en energía. Pero si hay incapacidad para que esto suceda, la glucosa no consigue entrar a las células si no que permanece en la sangre, favoreciendo la lipogénesis y a la diabetes.
En estas condiciones nuestro metabolismo no es muy capaz de utilizar esa grasa que se guarda como fuente de energía entonces, se acumula y se acumula. En el intenso afán de que la báscula marque menos, se recurre con mucha facilidad a la restricción de alimentos, al uso excesivo de diuréticos, a las anfetaminas, a la liposucción, lipoescultura, gastrotomía, etc. Según lo permita el monedero.
Hacer dieta para perder peso puede significar dejar de comer mas una dieta para perder grasa significa comer 5 veces al día
Está más que visto que si dejas de comer o lo haces a picaditas y no te hidratas lo suficiente, al cabo de unos días pierdes peso, y ¿qué hay de los gorditos? ¡Intactos! Después viene el “rebote”, la frustración y tiempo después, el ciclo se repite.
Además de esto, lo único que consigues es que tu metabolismo se haga cada vez más lento y que sea más difícil movilizar la grasa de los tejidos. Dado que no hay un solo ser humano igual, una dieta no puede funcionar para todos y mucho menos debe resultar desagradable o complicada para que llegue a buen término.
Debemos dar a nuestro cuerpo los alimentos adecuados que le proporcionarán la energía necesaria de acuerdo a lo que realices diariamente. Si es así, no se hacen grandes reservas energéticas en forma de grasa puesto que no se van a necesitar.
Nuestras células deben conocer exactamente que hacer con cada nutrimento y por ello, es recomendable comer 5 veces en un día (cada 4h aprox.) durante un mes las mismas cantidades y en el mismo horario. Alimentos como cereales integrales (avena, arroz, pastas), muchos vegetales crudos y algunas frutas como papaya, toronja, manzana, pera, plátano, uvas, etc.; nunca deben faltar; en cuanto a las proteínas, lo ideal es que sean de un alto valor biológico y que tengan muy poca grasa, ejemplos: pechuga de pollo, de pavo, trucha, atún, salmón, algunas claras de huevo, lácteos muy bajos en grasa y de vez en cuando carne de res. ¿Un ejemplo?
Se trata también de evitar el envejecimiento prematuro, elevar el sistema inmune,
Combatir el estrés fisiológico, psicológico y hasta prevenir el cáncer. Y ¡claro! Como beneficios accesorios: Cuidarte el cabello, las uñas, los dientes, la piel, etc.
Por ello, es vital incluir un stack básico de Vitanutrientes:

Vitamina C (1-3 g diarios) se debe consumir tragada y puedes optar por las siguientes opciones: Kirkland o la vitamina C de GNC.
Vitamina E (400-800 U. I.) de laboratorios Recordati, Optimum Nutrition, GNC, Roche o Kirkland.
Complejo B (1-2 tab. Por día) está el Essential B de GNC, Complex 75 de GNC también, Complejo B de Modern Research, o B 100 de Twinlab.
Multivitamínico (1 por la mañana) Centrum el más común.
Vitamina A (5000 U. I.) la obtienes de ensaladas con vegetales crudos, zanahoria, jitomate, espinaca, col, brócoli, etc.
¿En cuánto tiempo puedo ver resultados?
Los resultados varían de persona a persona y éstos dependen de factores genéticos, la edad, el peso, los gustos y preferencias, el sexo, las actividades que realice, la calidad de los alimentos que consume, la constancia de realizar las cinco comidas durante 30 días en los mismos horarios; del entrenamiento intenso y no sobreentrenamiento, el descanso adecuado, etc.
Y los cambios se notan desde la primera semana. ¡Definitivamente las cosas nunca serán iguales después de tu primer año de disciplina!
¿Qué tipo de entrenamiento?
Un cuerpo con un bajo porcentaje de grasa va acompañado por un buen nivel de masa muscular sin que esto signifique pérdida de la estética femenina. Al contrario, una adecuada metodología de entrenamiento te permitirá ver crecer esos glúteos.
Realizar ejercicio cardiovascular ya sea en bicicleta, escaladora, corredora, o si lo prefieres, máquina elíptica por un periodo mínimo de 35 minutos al 70% de tu frecuencia cardiaca máxima para asegurar que se activen los procesos aeróbicos que implican el uso de esa grasa acumulada. Como se ha mencionado ya en artículos aquí publicados.
El estilo de vida...
El otro de los componentes que nunca debes perder de vista es que dormir entre siete y ocho horas es fundamental para que en tu cuerpo haya anabolismo y una respuesta favorable al estímulo que le brindarás mediante el entrenamiento.
El presupuesto...
Si tu ingreso lo permite podrías variar los antioxidantes que utilizas; comprar algunos lipotrópicos como la Carnitina , la Metionina , los ácidos grasos esenciales, una buena proteína de suero de leche y por qué no algunos adaptógenos; Cubrir la mensualidad de un gimnasio que te permita entrenar adecuada mente y buscar la ayuda de un entrenador profesional que diseñe un “programa integral a tu medida” que contemple desde tu edad, peso, estatura, % de grasa corporal, actividades que realizas, el dinero que puedes emplear y ¡por supuesto! el objetivo final.
Tips...

1. Deja de creer que la grasa de tu cuerpo se pone dura con el entrenamiento con pesos (éste es uno de los mitos más sonados sin lógica científica alguna), o que tu espalda se expandirá con el solo hecho de tomar una barra
2. Debes tener objetivos claros
3. Cambia tus clases de aeróbic por el ejercicio cardiovascular mencionado, que además de ayudarte a perder grasa evitará lesiones posteriores en tus articulaciones
4. Come 5 veces al día alimentos nutritivos y consume antioxidantes, así como un buen multivitamínico
5. Toma suficiente agua (1litro por cada 20kg de tu peso)
6. Entrena con pesas
7. Paciencia
8. Mucha disciplina
Espero que les haya gustado este artículo y para saber más sobre las asesorías que ofrezco en lo referente a que te pueda diseñar un programa integral de dieta y ejercicio me pueden escribir.

Guía para perder grasa
¡Conoce los 6 pasos que no fallan!

La grasa corporal constituye aproximadamente de 15 a 20 % del peso de nuestro cuerpo en condiciones ideales para un hombre y de menos del 25 % para una mujer también en condiciones ideales, sin embargo, la cantidad de grasa corporal está determinada por factores genéticos y ambientales, especialmente la dieta y actividad física y tanto el exceso (obesidad) como su mala distribución en nuestro cuerpo (lipodistrofias) tienen repercusiones importantes para la salud y en nuestra apariencia física.
Desde un punto de vista celular, la grasa corporal o tejido adiposo, está constituida por 2 tipos de células grasas (adipocitos), que forman tejidos de 2 tipos: blanco y pardo (se llaman así por el color de sus células). El tejido adiposo pardo es un tejido altamente especializado en la disipación de calor, participa en la regulación de la temperatura y peso corporal. El tejido adiposo blanco, es un órgano voluminoso metabólicamente activo que interviene en la captación, síntesis, almacenamiento y movilización de grasa a nivel abdominal, ha sido considerado un tejido de reserva energética, por su capacidad de almacenar grandes cantidades de triglicéridos dentro de estos adipocitos.

Los triglicéridos tienen el máximo contenido energético y por tanto, la grasa de estas células constituye una reserva de combustible muy importante. Así que cuando comemos más de lo que necesitamos la veremos reflejada en forma de esas llantitas, gordos o chaparreras en diversas partes de nuestro cuerpo.
El exceso de grasa corporal no solo tiene que ver con la belleza
El exceso de grasa corporal se traduce con el paso del tiempo en enfermedades como: Diabetes mellitus, Enfermedad vesicular, Dislipidemia, Insulinorresistencia, Disnea, Apnea del sueño, Cardiopatía coronaria, Hipertensión arterial, Osteoartritis (rodillas), Hiperuricemia y gota; Cáncer: mamario, endometrial, colon. Anormalidades reproductivas hormonales, Síndrome de ovarios poliquístico, dolor bajo de espalda debido a obesidad. Defectos fetales asociados con obesidad materna, etc., etc.
La solución no solo radica en dejar de consumir grasa, porque nuestro cuerpo puede fabricarla partir de los carbohidratos y las proteínas, de aquí que uno de los principales errores que cometemos sea dejar de consumirla o simplemente disminuir la cantidad de comida en un día.
En esta ocasión te diré los 5 pasos a seguir para que te deshagas de esa grasa sin poner en riesgo tu saludo.

Paso número 1. Tomar la decisión.

Paso número 2. Luchar por tu objetivo…

La mayoría de las personas llega hasta aquí y ¡aún falta mucho!, quizá porque siguen su propia ruta, la que su intuición les dicta y sin una buena guía por mucha decisión y por más deseo que tengas por luchar por ese objetivo sin los siguientes pasos no verás tan buenos resultados.

¿Cuántos años de tu vida te has preocupado por mantener buenos hábitos alimenticios?

¿Es razonable entonces querer desaparecer la grasa que guardaste durante tanto tiempo en un par de semanas?

Sigue entonces estas recomendaciones básicas y más adelante te mostraré como puedes comer y entrenar para lograr tu objetivo.

· Come de 4 a 5 veces al día, eso ayudará a que tengas un metabolismo más rápido
· Incluye en cada una de tus comidas carbohidratos fibrosos, ejemplos: ensaladas de hojas verdes como las espinacas o la lechuga, cualquier germinado, jícama, pepinos, verduras crudas.
· Cuida que haya carbohidratos simples en moderadas ocasiones, sobre todo antes del medio día: jugos (piña, naranja, manzana, mango, etc.), sustituye el azúcar por aspartame o sucralosa.
· No quites los carbohidratos complejos ni abuses tampoco de ellos: arroz, avena, trigo, pastas, harina integral.
· Incluye por lo menos ½ litro de gelatina light en un día
· Toma muchos antioxidantes: 2 g de Vitamina C al día, 400 U. I. de vitamina E, Carotenoides así como Complejo B.
· Bebe al menos 1 litro de agua por cada 20 kg. de tu peso al cada día.
· Realiza ejercicio cardiovascular a una intensidad del 65 al 70% de tu capacidad máxima de entrenamiento (calcúlalo así: 220- tu edad x .65 o .70 y el resultado es el número de pulsaciones por minuto al que tu corazón debe latir). En el gimnasio puedes utilizar bicicleta, caminadora, máquina elíptica, remadora, escaladora, etc. lo importante es mantener un buen trabajo cardiaco y realizarlo entre 4 y 6 veces por semana.
· El nivel de adaptación al entrenamiento de cualquier tipo varía en cada persona, comienza evaluando tu propia condición física, plantea objetivos y ¡cúmplelos! en plazos cortos. Pide asesoría a un buen entrenador.

Paso número 3. Usa tus lipotrópicos
Una vez cumplidos los pasos anteriores, contempla la idea de invertir unos cuantos pesos en lipotrópicos como la Carnitina o la Metionina cuya función para el caso que nos interesa, es transportar ácidos grasos del tejido adiposo al interior de la célula para que en la mitocondria sean oxidadas o utilizadas como fuente de energía y entonces estarás atacando por dos vías esa grasa tan odiada.

Paso número 4.
Se puede echar mano de otras opciones pero nunca usarlas sin haber pasado por lo anterior.
Primero, porque los resultados serán mínimos; Segundo, porque habrás desperdiciado recursos potenciales que te darán muy buenos resultados, tiempo y dinero, recuerda, el 90 % de cómo marche tu programa para perder grasa depende de cómo te alimentes, del cardio y ejercicio con pesas que hagas y de tus lipotrópicos que uses, las siguientes opciones dan ese toque final para acelerar la pérdida de grasa.

Ningún producto que se venda en las farmacias o tiendas comerciales conocidas hacen magia, la magia la haces tú cuando persistes todos los días por conseguir lo que durante quien sabe cuanto tiempo no has podido (perder grasa) y ya éstas desesperado.

Primero intenta los pasos del principio y luego si tu presupuesto lo permite piensa en aumentar la cantidad de lipotrópicos y combinarlos con adaptógenos como el té verde, mesoterapia, termogénicos, bloqueadores beta adrenérgicos como la octopamina, enzimas despolimerizantes como la mucopolisacaridasa, antilipogénicos como el ácido hidroxicítrico HCA, reguladores del metabolismo de la glucosa como el picolinato de cromo; hormona del crecimiento si piensas competir y tu médico o especialista así lo evaluó, etc. El uso de cualquiera de estas alternativas dependerá del consejo de tu asesor quien determinará la necesidad y eficacia de cada caso particular.

Deja atrás la ansiedad de recurrir a jugos milagrosos, terapias con piedras, masajes reductivos, cirugías, gelatinas homeopáticas, anfetaminas o cantidades excesivas de fibra y no te compliques buscando alternativas.

Recuerda que los cojines que se forman en abdomen, brazos, glúteos, espalda o en parte lateral de las piernas es grasa y solo la puedes eliminar estimulando su destrucción por cualquiera de las vías antes mencionadas.

Los cuidados en tu alimentación no son tan rígidos como piensas, existen en el mercado una gran variedad de alimentos deliciosos, sin grasa, bajos en carbohidratos, o con una proporción de proteínas adecuada a precios competitivos y muy prácticos para que puedas llevar el mismo régimen de un día durante 4 semanas.

Paso número 5. El Plan de alimentación por 4 semanas…

Este es un ejemplo de dieta para una mujer que desea perder grasa, ganar tono muscular y tener un cuerpo atlético pero bello al mismo tiempo, es para alguien que tenga 25 años, pesa 65 Kg y tiene un 30 % de grasa corporal, aunque es solo un ejemplo puedes ver muy buenos cambios incluso si no tienes estas características, pero ahora veamos cómo te puedes alimentar.

Complementos para maximizar los resultados cuando llevas tu dieta muy bien

Tomar 1 g de vitamina C cada 12 h, 1 capsugel de vitamina E de 400 U. I. c /12 h, 2 comprimidos de Complejo B cada 12 h (GNC o Modern Research), 1.5 g de Carnitina oral cada 12 h (Lipovitasi-or, L-Carnitine Xtreme, por mencionar algunas). Tomar 3 litros de agua al día.

Paso número 6. El entrenamiento para perder grasa

Te recomiendo que al inicio de un programa de pérdida de grasa anotes cuánto pesas, cuánto mide tu cuello, pecho, bíceps, abdomen, cadera, piernas y pantorrilla y al paso de 4 semanas puedas comparar tus medidas y no te dejes llevar sólo por lo que la báscula te diga.
Si lo único que quieres es pesar menos, olvida por un rato el entrenamiento con pesas y concéntrate solo en el cardiovascular. Si lo que te interesa es perder grasa y medidas así como aumentar el tamaño de tus piernas, glúteos y tener mejor tono muscular sin llegar a verte como hombre que es el temor de muchas chicas que se niegan a entrenar con pesas, entonces tu entrenamiento será cardiovascular y con resistencia progresiva (pesas).
Ahí están los 6 pasos que necesitas para comenzar a ver cambios en poco tiempo sin recurrir a remedios mágicos ni express, la grasa solo podrá oxidarse por medio de una buena dieta, un buen programa de entrenamiento y mucha disciplina y paciencia.
remedios mágicos ni express, la grasa solo podrá oxidarse por medio de una buena dieta, un buen programa entrenamiento, mucha disciplina y paciencia.

Powered by Blogger